CultureWaves does not fully support Internet Explorer or Safari right now. Please install and use Firefox.

“Armados” con dos pistolas de plástico de utilería y municiones también de plástico, un cuchillo, chalecos rellenos de cartón, cuatro teléfonos celulares, cuerda, cinta canela y dos cohetes, tres menores, no mayores de 14 años trataron de secuestrar a otro niño que estaba jugando en una colonia de la ciudad de Tulancingo, Hidalgo. Ante los gritos del niño al que se querían llevar, los familiares y vecinos salieron y lo protegieron. Los menores escaparon corriendo pero los vecinos los alcanzaron y fueron detenidos por Seguridad Pública estatal, según se publica el día de hoy.

vivirmexico.com

Hace unos días precisamente, cuando surgió el video de los niños incómodos señalaba la salida fácil de los diputados de criticar que se pusiera a actuar a niños situaciones violentas, en lugar de aceptar los retos que esta crítica causaba. Y preguntaba si es que no les quedaba claro que ellos ya están viviendo esa situación. Pues por aquellos que aún tenían sus dudas, revisen las notas de este ejemplo. Siempre los niños han jugado a los vaqueros, o a los policías y ladrones, pero más por la excusa de pegarse una corretiza unos a otros para acabar cansados y a las risas. O en el acto más dramatizado, por encarar al “mal” haciendola del héroe, defendiendo al resto del “villano” que le tocaba interpretarlo (a disgusto) al que hubiera perdido el volado. Pero tal sofisticación (y queriendo darles el beneficio de la duda a estos menores, aunque ya están grandecitos para tanta inocencia) es preocupante.

vivirmexico.com

No es el primer caso, varios menores han sido detenidos relacionados con el crimen organizado, otros también tratando de cometer delitos de este tipo y algunos incluso fingiendo autosecuestros. El hecho es que nuevamente, si esto no nos pone a pensar en lo que les estamos enseñando. O no nos demuestra que el mensaje de que “esta época es una situación excepcional…”, “esto esta bien…”, “esto no te beneficia…” no les está quedando claro ¿Hasta qué punto tendrán que llegar ellos para que nos demos cuenta?

vivirmexico.com